lunes, 28 de febrero de 2011

Niño tras un cristal de Luis Cernuda, de La realidad y el deseo

Si quieres ver el comentaro en formato PDF pincha aquí.



Al caer la tarde, absorto

tras el cristal, el niño mira

llover. La luz que se ha encendido

en un farol contrasta

la lluvia blanca con el aire oscuro.



La habitación a solas

le envuelve tibiamente,

y el visillo, velando

sobre el cristal, como una nube,

le susurra lunar encantamiento.



El colegio se aleja. Es ahora

la tregua, con el libro

de historias y de estampas

bajo la lámpara, la noche,

el sueño, las horas sin medida.



Vive en el seno de su fuerza tierna,

todavía sin deseo, sin memoria,

el niño, y sin presagio

que afuera el tiempo aguarda

con la vida, al acecho.


En su sombra la perla ya se forma.


ESTRUCTURA EXTERNA.

Se trata de un texto escrito en verso formado por cuatro estrofas de cinco versos cada una y un verso final que por su significado funciona como conclusión o idea principal. Los versos son libres; es decir, no miden lo mismo ni riman entre ellos.

Es un poema descriptivo de un niño recogido en su habitación que a solas ve cómo anochece mientras se entretiene con un libro.

ESTRUCTURA INTERNA.

Según el contenido podemos establecer las siguientes partes:

1ª, 2ª y 3ª estrofas. Descripción del momento y el lugar en el que se encuentra el niño: éste se haya en su habitación mirando cómo anochece y llueve. Ha terminado su jornada escolar y se entretiene hojeando un libro.

4ª estrofa y verso final: el poeta resalta el momento aún cándido de la inocencia del niño, que a punto está de hacerse mayor.

TEMA. Mirada cariñosa al estado anímico de un niño que a punto está de superar la infancia.

RESUMEN.

El poeta rememora el momento previo a la superación de la etapa más infantil por parte de un niño, que puede ser él mismo. Así lo describe solo, en su confortable habitación, al anochecer, después de haber venido del colegio, leyendo y entreteniéndose con un libro, imaginando sus fantasías. En ese estado aún está en el mundo de la infancia donde aún no hay experiencias determinantes, no hay anhelos ni envidias. Y resalta esos momentos de paz antes de que el tiempo inexorable le entregue a la vida consciente.

CARACTERÍSTICAS LITERARIAS DE LA GENERACIÓN DEL 27 Y DE LUIS CERNUDA PRESENTES EN EL TEXTO.

Desde el punto de vista métrico nos encontramos con un poema con versos libres, uso que fue frecuente por los escritores del grupo del 27. El poema, por otra parte, presenta una versificación sencilla, con muchos versos de arte menor. Los autores del 27 conjugan en perfecto equilibrio formas próximas a lo popular con otras más novedosas o vanguardistas.

Aunque no es el tema fundamental, se puede apreciar un tema propio de la generación, el de civitas hominum, la ciudad como lugar agradable, confortable donde vivir. Mientras llueve, en invierno, el niño se encuentra envuelto en el calor de su habitación.

El último verso es una metáfora cuyo significado real encierra la idea fundamental del poema. No es fácil de interpretar. El uso de metáforas, como base del poema, de comprensión difícil, es un recurso presente en todos los escritores del grupo.

Por último, podemos observar, un tema peculiar de Luis Cernuda: la soledad en la que se encuentra el niño, encerrado en su cuarto ensoñando y viendo cómo cae la lluvia.

PRINCIPALES FIGURAS LITERARIAS.
Hipérbaton 16/18 Vive en el seno de su fuerza tierna, todavía sin deseo, sin memoria,el niño. Posposición del sujeto niño después de un sintagma verbal largo. Deseo por parte del poeta de prolongación de la etapa infantil al resaltar en primer lugar características de ese momento.

Paralelismo 17 todavía sin deseo, sin memoria, … sin presagio. Repetición de la misma estructura sintáctica. Se incide en la descripción de la etapa infantil con esas características.

Personificación 7 La habitación a solas / le envuelve tibiamente. El confort de la habitación, su calor, le protege de la lluvia y viento que hace fuera.

Símil 9 El visillo… como una nube. La blancura y dibujos del visillo le parece al niño una nube.

Metáforas:
-10 El visillo le susurra lunar encantamiento. El visillo se mueve –el viento se cuela por la ventana- y ese sonido parece un susurro que le habla. Se resalta la soledad del niño: le habla el visillo, le protege la habitación.

-12 Es ahora la tregua. Descanso, evasión de las tareas del colegio.

19 y 20 El tiempo aguarda con la vida al acecho. La superación de la infancia es inminente y ese momento, el poeta lo presenta con temor.

21 En su sombra la perla ya se forma La esencia del carácter de la persona se está fraguando en la niñez. Esa sensación de soledad –y otros rasgos- se harán realidad de mayor.

Metonimia 11 El colegio se aleja. Las tareas, el trabajo del alumno para estar atento y rendir en el colegio. Se utiliza el nombre del centro escolar, por lo que se hace en él.

Enumeración 14 y 15 La noche, el sueño, las horas sin medida. Tiempo que transcurre hasta volver al colegio. Con la expresión Horas sin medida se resalta la libertad de esos momentos en contraposición a la disciplina del colegio.

jueves, 24 de febrero de 2011

Marta

10 de Enero de 1988.
Acababa de llegar con mi amiga Marta a Bruselas. Cuando salimos del aeropuerto, nos dispusimos a coger un taxi para ir a nuestro hotel. Al día siguiente debíamos ir a clase. Éramos nuevas en la universidad.
Una vez en la habitación, colocamos toda nuestra ropa en los armarios. Cenamos un poco y nos fuimos a la cama temprano.
A la mañana siguiente nos levantamos y fuimos a la universidad. ¡Cuánta gente!, y eso no era lo peor, ¡éramos las únicas españolas! Bueno, para algo nos sirvieron los seis años de francés del instituto…
El día nos fue bastante bien, nos presentamos como veinte veces, varios chicos nos quisieron guiar ( un poco sueltos estos belgas ), no nos perdimos … ¡eso fue un milagro!

31 de enero de 1988.
Nos había ido muy bien el mes, habíamos obtenido muy buenas notas, habíamos hecho muchas amistades y nuestro francés había mejorado.
El último día de exámenes, Marta y yo decidimos ir a un bar y celebrar lo de las notas. Habíamos pedido un refresco de cola, cuando entró un chico por la puerta y toda su familia detrás. Marta se le quedó mirando como hipnotizada. Era un chico hindú alto y delgado; no era para tanto, de ésos había visto muchos.

20 de abril de 1988.
Ese día nos daban las vacaciones y nos íbamos a ir a España. ¿Os acordáis de aquel chico hindú ? Se llamaba Laj y se hizo muy amigo nuestro. A Marta le gustaba mucho, y no se separaba de él ni un solo momento. Era muy extraño, porque Laj no se separaba de mí, bueno, qué más da.
Nos despedimos de todos nuestros amigos y cogimos el avión. Marta se pasó dos semanas enteras llorando y diciendo que no volvería a ver a Laj.

2 de mayo de 1988.
Ese día nos llegó una carta de Laj diciendo que iba a venir a vernos a España. No veáis lo contenta que se puso Marta.

4 de mayo de 1988.
Laj llegó al aeropuerto por la noche, (Marta casi se desmaya), y nos fuimos a cenar. Cuando terminamos, yo me fui en mi coche a casa y Laj acompañó a Marta. Cuando se bajaron del coche, Laj cogió a Marta de las manos y le dijo:
- Laj: Marta yo…
- Marta: Sí …, Laj ….
- Laj: yo… yo…
- Marta: Sí …
- Laj: Marta, yo... Yo no quiero herir tus sentimientos pero es que no me gustas.
Marta no dijo nada y subió a su casa.
Laj se machó unos días después para Bruselas, y Marta se despidió de mí porque se iba de la ciudad, a su padre le habían contratado en otra empresa internacional.

Cinco años más tarde.
Acabé la universidad y me puse a trabajar muy pronto. Hoy estamos a 2 de mayo de 1993, y me voy a casar. ¿Qué quién es mi prometido? Pues os lo podéis imaginar.

martes, 15 de febrero de 2011

Salida de Lázaro y el ciego de Salamanca



El Lazarillo.
1 En este tiempo vino a posar al mesón un ciego, el cual, pareciéndole que yo servía para adestrarle[1], me pidió a mi madre y ella me encomendó a él, diciéndole cómo era hijo de un buen hombre, el cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves[2] y que ella confiaba en Dios no saldría peor hombre que mi padre y que le rogaba me tratase bien y mirase por mí, pues era huérfano.
5 Él respondió que así lo haría y que me recibía no por mozo, sino por hijo. Y así le comencé a servir y adestrar a mi nuevo y viejo amo.
Como estuvimos en Salamanca algunos días, pareciéndole a mi amo que no era la ganancia a su contento, determinó irse de allí, y cuando nos hubimos de partir yo fui a ver a mi madre, y ambos llorando, me dio su bendición y dijo:
10 -Hijo, ya sé que no te veré más. Procura ser bueno y Dios te guíe. Criado te he y con buen amo te he puesto: válete por ti.
Y así me fui para mi amo, que esperándome estaba.
Salimos de Salamanca y, llegando a la puente, está a la entrada de ella un animal de piedra, que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del animal y, allí puesto, me dijo:
15 -Lázaro, llega el oído a este animal y oirás gran ruido dentro de él.
Yo simplemente llegué, creyendo ser así. Y como sintió que tenía la cabeza par de la piedra[3], afirmó recio la mano y diome una gran calabazada en el diablo del toro, que más de tres días me duró el dolor de la cornada, y díjome:
-Necio, aprende, que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo.
20 Y rió mucho la burla.
Parecióme que en aquel instante desperté de la simpleza en que como niño dormido estaba. Díjeme entre mí:
"Verdad dice éste, que me cumple avivar el ojo y avisar, pues solo voy, y pensar cómo me sepa valer."
25 Comenzamos nuestro camino, y en muy pocos días me mostró jerigonza[4]. Como me viese de buen ingenio, holgábase[5] mucho y decía:
-Yo oro ni plata no te puedo dar; mas avisos para vivir muchos te mostraré.
Y fuese así: que después de Dios, éste me dio la vida, y siendo ciego me alumbró y adestró en la  carrera de vivir.

ESTRUCTURA EXTERNA.
El texto es un fragmento en prosa del capítulo primero de la novela picaresca El Lazarillo.
Los tipos de discurso predominantes son el narrativo y el dialogado.

ESTRUCTURA INTERNA.
1ª PARTE: 1/13 Entrega de Lázaro por su madre al ciego al que ruega que lo cuide; le explica por qué tiene que deshacerse del niño.
2ª PARTE: 14/22 El ciego engaña a Lázaro al hacerle creer que oiría un ruido en un toro de piedra que había a la salida de la ciudad de Salamanca.
3ª PARTE: 23/24 Conclusiones a las que llega Lázaro de esa experiencia y avisos o consejos que el ciego piensa dar a su guía para que aprenda a vivir.

TEMA.
Entrega de Lázaro al ciego por parte de su madre y primera enseñanza que recibe de su nuevo amo al gastarle una broma.

RESUMEN.
Un ciego conoce a Lázaro en un mesón en el que trabajaba su madre y  se lo pide para que le sirva de guía, a lo que accede la mujer pidiéndole al viejo que lo cuide. A los pocos días, el ciego y el niño abandonan Salamanca. Madre e hijo se despiden sabiendo que no se volverán a ver.
Antes de salir de la ciudad, el ciego gasta una broma pesada a su criado al mandarle que se acercara a un toro de piedra que había junto al puente para que oyera un ruido. Cuando calculó que el niño había pegado la oreja a la piedra, le golpeó contra ella. El ciego rio mucho la burla y le pone en aviso de que en el futuro debe espabilarse. Le propone que él como maestro le enseñará a desenvolverse en la vida. 

CARACTERÍSTICAS DE LA NOVELA PICARESCA PRESENTES EN ESTE TEXTO.
El Lazarillo va a ser la primera novela moderna en muchos sentidos. Por primera vez se nos ofrece una imagen de la sociedad vista ésta de abajo arriba; es decir, el protagonista narrador será un personaje de ínfima categoría.
Esta novela es la precursora de la novela picaresca, pues marca las características más importantes: es un relato autobiográfico, se ofrece una visión realista de la sociedad, técnica itinerante –estamos al comienzo del camino -vida- de Lázaro… Y desde el punto de vista narrativo, se cree que es en El Lazarillo donde por primera vez se utiliza la técnica del monólogo interior.
El fragmento muestra los antecedentes familiares de Lázaro: su madre trabaja en un mesón para poder mantener a sus hijos –aparte de Lázaro, su hermanastro negrito-; su padre ha muerto en la batalla de Gelves, pero no como soldado, sino condenado por la justicia a remar en una embarcación; y por último vemos cómo la madre prematuramente entrega al niño para que se busque la vida por su cuenta. Estos datos biográficos cumplen la misión de ir creando una actitud favorable hacia el protagonista y justificar su modo de vida.
Se puede observar el carácter realista de la novela al ser ciertos los datos que ofrece de los lugares donde transcurre la acción. La ciudad es Salamanca y aún hoy podemos ver los elementos arquitectónicos mencionados en el fragmento.
Al final del texto, Lázaro confiesa, anticipando varios sucesos, que va a sentir una especial predilección por el ciego, a pesar de lo mal que lo trató. Con él aprende la forma de desenvolverse en un mundo donde casi la única preocupación es sobrevivir.

  COMENTARIO DE LAS PRINCIPALES FIGURAS LITERARIAS.
FIGURAS
LÍNEAS
CITA
EXPLICACIÓN
Paranomasia
23
Me cumple avivar el ojo y avisar
Parecido fónico de dos palabras que son diferentes. Es una muestra de la viveza expresiva del autor y de su capacidad conceptual.
Sinécdoque
26
Yo oro ni plata te puedo dar
Dinero; la materia de la que están fabricadas las monedas, por ellas mismas. Esos metales representan la riqueza. El ciego no le hará rico, pero con él aprenderá a vivir o sobrevivir.
Antítesis
6
…a mi nuevo y viejo amo
Oposición de significados en forma de paradoja: es nuevo porque acaba de conocerlo; viejo porque es de una edad avanzada.
Lítote
2
diciéndole cómo era hijo de un buen hombre, el cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves
Atenuación de lo cierto: el padre fue condenado por robar a remar en un barco.
Metáfora
27 y 28
en la carrera del vivir.
El término real es la vida que hubo de afrontar el niño después.
Oxímoron[6]
27 y 28
Siendo ciego me alumbró y adestró en la carrera del vivir.
El ciego se convierte en el primer maestro del niño: le alumbra enseñándole a desenvolverse en la vida.
La paradoja consiste en unir dos ideas que, en principio, parecen irreconciliables.
Dilogía
27
Siendo ciego me alumbró
Alumbrar es una palabra con múltiples significados: “proporcionar luz” y “dar a luz”. Lázaro va a considerar al ciego como su madre/padre de la vida.




[1] Adestrarle: servirle de guía.
[2] Gelves: batalla en la isla de Gelves que está frente a Túnez.
[3] Par de la piedra: junto a la piedra.
[4] Jerigonza: lenguaje especial.
[5] Holgábase: se alegraba.
[6] Consiste en usar dos conceptos de significado opuesto en una sola expresión, que genera un tercer concepto. Dado que el sentido literal de oxímoron es opuesto, ‘absurdo’ (por ejemplo, «un instante eterno»), se fuerza al lector o al interlocutor a comprender el sentido metafórico (en este caso: un instante que, por la intensidad de lo vivido durante su transcurso, hace perder la noción del tiempo).

Tema 5. La Generación del 27.

Pincha aquí para ver el tema.

jueves, 10 de febrero de 2011

Oraciones simples.

Comentario de un capítulo XLVI de Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez

Capítulo XLVI La Tísica
Platero y yo: de Juan Ramón Jiménez

Estaba derecha en una triste silla, blanca la cara y mate, cual un nardo ajado, en medio de la encalada y fría alcoba. Le había mandado el médico salir al campo, a que le diera el sol de aquel mayo helado; pero la pobre no podía.
—Cuando yego ar puente—me dijo—, ¡ya v'usté, zeñorito, ahí ar lado que ejtá!, m'ahogo...
La voz pueril[1], delgada y rota, se le caía, cansada, como se cae, a veces, la brisa en el estío.
Yo le ofrecí a Platero para que diese un paseíto. Subida en él, ¡qué risa la de su aguda cara de muerta, toda ojos negros y dientes blancos!
...Se asomaban las mujeres a las puertas a vernos pasar. Iba Platero despacio, como sabiendo que llevaba encima un frágil lirio de cristal fino. La niña, con su hábito cándido de la Virgen de Montemayor, lazado de grana, transfigurada por la fiebre y la esperanza, parecía un ángel que cruzaba el pueblo, camino del cielo del Sur.

ESTRUCTURA EXTERNA.
El texto es un capítulo entero perteneciente a Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. Está escrito en prosa. En él predomina la descripción de la muchacha, de la habitación donde se encuentra, de su voz, de la niña montada en el burro... En menor medida hay también algo de narración en la línea 8 y un parlamento en estilo directo de la niña en las líneas 4 y 7.

ESTRUCTURA INTERNA.
Según el contenido, se podría hablar de dos partes.
Primera, de la l.1 a la 9. Se trataría del encuentro de Juan Ramón con la niña tísica, descripción de la misma y ofrecimiento para pasearla montada en el burro para que le diera el aire.
Segunda parte, desde la l. 10 al final. Narración del paseo y descripción de la niña montada en el burro.

TEMA.
Paseo en burro de una niña tísica, casi inválida, para que le diera el aire.

RESUMEN.
El escritor visita en su casa a una niña enferma de tuberculosis que se encuentra muy débil. El médico le había recomendado que tomara el aire, pero casi no podía andar pues se fatigaba enseguida. Juan Ramón le ofrece llevarla de paseo por el pueblo montada en Platero. A la niña le gustó la idea y durante el recorrido no paraba de reírse de lo contenta que iba.

CARACTERÍSTICAS LITERARIAS DE PLATERO Y YO PRESENTES EN ESTE TEXTO.
La protagonista del capítulo es una niña enferma por la cual Juan Ramón siente afecto. Intenta que disfrute al aire libre; por eso, se ofrece a sacarla de paseo. En el libro, el autor muestra especial afecto por los débiles o por los que sufren injusticias. Él mismo, también enfermo, muestra empatía por un ser indefenso, como esa niña que está condenada a morir.
La caracterización del habla vulgar de la niña en las líneas 4 y 5 sirve para diferenciar la distinta clase social de los protagonistas: él, señorito andaluz –que, sin embargo, tiene un burro, no un caballo- y la niña en su mísera casa. Ese acercamiento del señorito a la pobre niña es una muestra de esa sensibilidad especial del autor.
El momento del año en que se produce este paseo es en mayo, en un helado mayo, l. 3. El autor sitúa cada una de sus experiencias en un momento concreto del ciclo anual. Y el conjunto de capítulos hace referencia a vivencias que duran un año, de primavera a primavera.
Otro detalle significativo es la mención a la Virgen de Montemayor. El pueblo, sus calles, los vecinos, su cultura particular… son referencias verdaderas; poco hay de inventado en el libro.
El estilo de su prosa se acomoda a las necesidades comunicativas; por ejemplo, en el último párrafo, cuando describe el paso cuidadoso de Platero por las calles para que la niña no se lastime, éste se consigue con un ritmo lento de la prosa –pretéritos imperfectos que inmovilizan casi la acción, aclaraciones (como sabiendo que llevaba encima un frágil…) Otros rasgos es la abundante adjetivación y el uso de imágenes poéticas cuyo resultado son descripciones impresionistas: Subida en él, ¡qué risa la de su aguda cara de muerta, toda ojos negros y dientes blancos!, líneas 8 y 9.

FIGURAS LITERARIAS.
FIGURA
LÍNEAS
CITA
EXPLICACIÓN
Epítetos
2
En medio de la encalada y fría alcoba.
Se resaltan dos cualidades de esta parte de la casa que normalmente son blancas.
Sinestesia
2
En medio de la encalada y fría alcoba.
Se mezclan adjetivos que expresan cualidades que se perciben con sentidos diferentes: la vista y el tacto.
6
La voz pueril, delgada y rota, se le caía, cansada,
Se aplican a un sonido características físicas propias de un objeto: delgado, roto.
Símil
1
Cual un nardo ajado
La decrepitud y falta de vida de la chiquilla se compara con una flor casi muerta.
6 y 7
La voz pueril, como se cae, a veces, la brisa en el estío.
Para expresar que la niña casi no podía hablar, utiliza el símil de la aparición muy infrecuente de la brisa en el verano.
10 y 11
Iba Platero despacio, como sabiendo que llevaba encima un frágil lirio de cristal fino.
El asno era consciente de la fragilidad de la niña.
Personificación
1
…en una triste silla
La lástima que causaba la niña se traslada al mueble en el que está sentada.
Metáfora
6
La voz… se le caía, cansada…
El término real es que la niña no controlaba el habla, que le salía a veces cuando recuperaba el aliento.
11
…un frágil lirio de cristal fino.
Término real: la niña, que estaba muy enferma.
13
…parecía un ángel que cruzaba el pueblo, camino del cielo del Sur.
La vestimenta de la niña la asemejaba a un ángel, que –término real- más parecía de otro mundo que de éste. Su muerte es inminente -y ya en vida parece un ángel- y se anticipa que disfrutará del cielo, de Dios.




[1] Del niño o con alguna de sus características: comportamiento pueril. Carente de importancia o fundamento.