viernes, 25 de noviembre de 2011

Comentario de la Tirada de la nariz, fragmento de Cyrano de Bergerac / Edmond Rostand.

[…]
«EL VIZCONDE DE VALVERT (encogiéndose de hombros) ¡Es sólo un fanfarrón!
DE GUICHE: ¿Nadie va a responderle?
EL VIZCONDE: ¿Cómo que nadie? ¡Aguardad! He de soltarle una pulla que… (Avanza hacia Cyrano, que le observa, y plantándose delante de él con aire fatuo) Tenéis una nariz… una nariz… grandísima.
CYRANO (en tono grave): ¡Mucho!
EL VIZCONDE (riendo): ¡Ja!
CYRANO (imperturbable): ¿Y qué más?
EL VIZCONDE: Yo…
CYRANO: ¡Ah, no, sois algo corto, jovenzuelo!
Pueden decirse… ¡Dios mío!… tantas cosas más…
Variando el tono ― por ejemplo, atended:
Agresivo: “¡Yo, caballero, si tal nariz tuviera os juro que al instante me la amputaría!”
Amistoso: “¡Se os debe de meter en vuestra taza; para beber, tendréis que fabricaros una copa especial!”
Descriptivo: “¡Es una roca!… ¡Un pico!… ¡Un cabo! ¡Qué digo un cabo!… ¿Es toda una península!”
De escribanía: “¿Caballero, o caja de tijeras sois?”
Curioso: “¿De qué os sirve esa oblonga cápsula?”
Gracioso: “¿Tanto amáis a los pájaros que paternalmente os preocupasteis de tender esa percha a sus pequeñas patas?”
Truculento[1]: “Cuando fumáis, caballero, y el humo del tabaco sale de vuestra nariz ¿ningún vecino grita: ¡Fuego en la chimenea!?”
Previsor: “¡Cuidaos de que, por ese peso vencida, no os haga la cabeza dar contra el suelo!”
Tierno: “¿Por qué no hacerle una sombrilla para que el sol no marchite su color?”
Pedante: “¡Sólo el animal, señor, que Aristófanes llama Hipocampelefantecamello debió tener bajo la frente tanta carne sobre tanto hueso!”
Galante: “¿Qué tal, amigo?, ¿está de moda ese gancho? ¡Muy cómodo ha de ser para colgar sombreros!”
Enfático: “¡Ningún viento puede, oh nariz magistral, acatarrarte por completo, a excepción del mistral[2]!”
Dramático: “¡El mar rojo cuando sangra es!”
Admirativo: “Para un perfumista, ¡vaya anuncio!”
Lírico: “¿Es eso una concha? ¿Sois vos un tritón?[3]
Ingenuo: “Ese monumento, ¿a qué hora se visita?”
Respetuoso: “Permitid, señor, que os felicite,
¡eso es lo que se dice poner en Flandes una pica!”
Rústico: “¿Qué eso es una nariz? Ni hablar:
¡O es un nabo gigante, o es un melón pequeño!”
Militar: “¡Apuntad con eso a la caballería!”
Práctico: “¿Queréis rifarla en una lotería? A buen seguro, señor, gordo el premio sería”.
Imitando en fin a Píramo en uno de sus lamentos: “¡Ah!, nariz que destruyes de los rasgos de tu dueño la armonía! ¡De tu propia traición te ruborizas!”
Poco más o menos esto, querido, me habríais dicho si algunas letras tuvierais y algún rastro de ingenio; mas de éste, vos, el más lamentable de los seres, nunca tuvisteis un solo átomo, y de letras sólo tenéis las ocho que forman la palabra: ¡Majadero!
Si además la inventiva tuvieseis necesaria para poder aquí, ante estas nobles galerías, dedicarme todas estas extravagantes bromas, no hubierais articulado la cuarta parte de la mitad del principio de una, pues, si yo mismo me las sirvo con bastante inspiración, no permito que nadie más me las dedique».

AMIG@, NO TE SERVIRÁ DE MUCHO ESTE COMENTARIO SI PREVIAMENTE NO HAS TRABAJADO EL TEXTO. HAZ UN ESFUERZO E INTENTA COMENTARLO TÚ PRIMERO; LUEGO CONSÚLTALO. ¡ÁNIMO!



Comentario de texto.
1.      Estructura externa.
El texto es un fragmento de la obra de teatro titulada Cyrano de Bergerac, del escritor Edmond Rostand perteneciente al romanticismo tardío francés. El texto original está escrito en versos de arte mayor, la mayoría compuestos dodecasílabos que riman en consonante de dos en dos formando pareados.
El fragmento original estaba escrito en verso. Estos se agrupaban de dos en dos formando pareados con rima consonante los dos versos. Los versos son de arte mayor, pero con una medida desigual.
Al ser una obra de teatro el discurso predominante es el diálogo teatral. Lo que dice cada personaje en estilo directo es precedido del nombre del mismo. Nos encontramos acotaciones con información del tono, la actitud o los movimientos que deben seguir los actores en su representación. Estas acotaciones las podemos considerar descripciones. Este mismo discurso lo encontramos en la descripción de la propia nariz que realiza Cyrano.

2.      Estructura interna.
El texto lo podemos dividir en tres partes:
La primera sería la provocación a Cyrano por parte del vizconde y de De Guiche al insúltalo metiéndose con el tamaño de su nariz. Cyrano le reta a que  sea capaz de decir algo más de ella, cosa de la que es incapaz el noble.
La segunda, la descripción sarcástica que el propio Cyrano realiza de su nariz.
La tercera, Cyrano le echa en cara la falta de ingenio al noble poniendo de manifiesto el desprecio que siente por él.

3.      Temas.
Desprecio de Cyrano a unas personas que se habían metido con el tamaño de sus narices al poner de manifiesto su ignorancia y su poca originalidad.
A las personas se las debe valorar más por su ingenio, que es adquirido, fruto del trabajo, que no por su físico, que es heredado y no se puede cambiar.

4.      Resumen.
Un grupo de personas se ve apabullado por el ingenio y la locuacidad de Cyrano y no son capaces de enfrentarse a él no siendo de otra manera que metiéndose con sus enormes narices. Cyrano les incita a que sigan diciendo más detalles de su protuberancias, pero son incapaces. Entonces él comienza a crear una serie de comparaciones que parten del excesivo tamaño de ellas. Con lo cual les demuestra que no se siente acomplejado por tener esa nariz y al mismo tiempo les pone de manifiesto su falta de luces.

5.      Figuras literarias.
FIGURA
VERSO
CITA
INTERPRETACIÓN
Hipérbaton
86
Si además la inventiva tuvieseis necesaria…
Se desplaza el adjetivo necesaria del sustantivo al que se refiere, como si alejando ese adjetivo se alejara también la capacidad de decir algo más de sus narices.
Apóstrofe y
personificación
52
Oh nariz magistral,
Se dirige vehementemente a ella como si le pudiera oír.
Repetición
9
Tenéis una nariz… una nariz…
Con esta repetición innecesaria resalta la característica física más importante de Cyrano: su gran nariz.
Hipérbole
89/90
… no hubierais articulado la cuarta parte de la mitad del principio de una.
Se trata de una exageración para resaltar el poco ingenio de su contrincante

22
me la -nariz- amputaría.
Efectivamente, es tan grande que si fuera violento y no la aceptara se la amputaría.

23/25
Tendréis que fabricaros una copa especial
Exageración.
Antítesis
9/15
Una nariz… grandísima/sois algo corto, jovenzuelo
Se contrapone el enorme tamaño de la nariz con el poco ingenio del joven.
Metáforas
Enumeración
Gradación
Hipérboles
26/28
: “¡Es una roca!… ¡Un  pico!… ¡Un cabo! ¡Qué digo un cabo!… ¿Es toda una península!”
Por su tamaño y apariencia no parece una nariz, sino esos accidentes geográficos que se mencionan para describirla en gradación de menor a mayor.
Metáfora
31
Esa oblonga –alargada- cápsula –estuche-
Término imaginario: oblonga cápsula; término real: narices. Las narices son el estuche ¿quizá de las tijeras mencionadas antes?
35
Esa percha
T.I. percha; T.R. las narices son tan largas que sirven para que se posen los  pájaros.

50
ese gancho
Gancho, narices.

59
¿es eso una concha?
Concha de Tritón, narices.

61
Ese monumento.
Monumento, narices singulares.

65
Poner una pica en Fandes
Pica –lanza larga- narices enormes. Tan difícil era poner una pica en Flandes como tener esas narices.
Metáfora e
hipérbaton.
55
¡El mar rojo cuando sangra es!
Mar rojo, narices ensangrentadas.
Metáfora y también hipérbole.
38
¡Fuego en la chimenea!
Chimenea, narices; los agujeros de las narices parecen chimeneas.
Personificación e hipérbaton: destruyes la armonía de los rasgos de tu dueño
75/78
Nariz que destruyes de los rasgos de tu dueño la armonía
La nariz adquiere vida y es responsable de la fealdad del rostro.



Píramo y Tisbe eran dos jóvenes babilonios durante el reinado de Semíramis. Habitaban en viviendas vecinas y se amaban a pesar de la prohibición de sus padres. Se comunicaban con miradas y signos hasta descubrir una estrecha grieta en el muro que separaba las casas en la que sólo la voz atravesaba tan estrecha vía y los tiernos mensajes pasaban de un lado a otro por la hendidura. Así pudieron hablarse, enamorarse y desearse cada vez más intensamente, hasta una noche acordaron que a la noche siguiente,cuando todo quedara en silencio, huirían sin que los vieran y se encontrarían junto al monumento de Nino, al amparo de un moral blanco que allí había, al lado de una fuente. Tisbe llegó primero, pero una leona que regresó de una cacería a beber de la fuente la atemorizó y huyó al verla, buscó refugio en el hueco de una roca y, en su huída, dejó caer el velo . La leona jugueteó con el velo, manchándolo de sangre. Al llegar, Píramo descubrió las huellas y el velo manchado de sangre, y creyó que la leona había matado a Tisbe, su amada, y sacó su puñal y se lo clavó en el pecho. Su sangre tiñó de púrpura los frutos del árbol, de ahí viene el color de las moras según Ovidio. De hecho, dentro de la tradición latina, el término Pyramea arbor («árbol de Píramo») se usaba para designar a la morera. Tisbe, con miedo, salió cuidadosamente de su escondite. Cuando llegó al lugar vio que las moras habían cambiado de color y dudó de si era o no el sitio convenido. En cuanto vió a Píramo, su amado, con el puñal en el pecho y todo cubierto de sangre, le abrazó y, a su vez, le sacó el puñal del pecho a Píramo y se suicidó clavándose el mismo puñal. Los dioses apenados por la tragedia hicieron que los padres de los amados permitiesen sepultar los cuerpos juntos, y desde aquel día los frutos de la morera quedaron teñidos de púrpura.

Texto en francés.
Cyrano :

Ah ! non ! c'est un peu court, jeune homme !
On pouvait dire... Oh! Dieu!... bien des choses en somme.
En variant le ton,-par exemple, tenez:
Agressif: Moi, Monsieur, si j'avais un tel nez,
Il faudrait sur-le-champ que je me l'amputasse !
Amical: Mais il doit tremper dans votre tasse !
Pour boire, faites-vous fabriquer un hanap!
Descriptif:  C'est un roc ! . .. c'est un pic ! . . . c'est un cap !
Que dis-je, c'est un cap ?. .. C'est une péninsule !
Curieux:  De quoi sert cette oblongue capsule ?
D'écritoire, Monsieur, ou de boite à ciseaux ?
Gracieux:  Aimez-vous à ce point les oiseaux
Que paternellement vous vous préoccupâtes
De tendre ce perchoir à leurs petites pattes ?
Truculent:  Ça, Monsieur, lorsque vous pétunez,
La vapeur du tabac vous sort-elle du nez
Sans qu'un voisin ne crie au feu de cheminée ?
Prévenant:  Gardez-vous, votre tête entrainée
Par ce poids, de tomber en avant sur le sol !
Tendre:  Faites-lui faire un petit parasol
De peur que sa couleur au soleil ne se fane !
Pédant: L'animal seul, Monsieur, qu'Aristophane
Appelle Hippocampelephantocamelos
Dut avoir sous le front tant de chair sur tant d'os ! 
Cavalier:  Quoi, I'ami, ce croc est à la mode ?
Pour pendre son chapeau, c'est vraiment très commode!
Emphatique: Aucun vent ne peut, nez magistral,
T'enrhumer tout entier, excepté le mistral !
Dramatique :  C'est la Mer Rouge quand il saigne !
Admiratif:  Pour un parfumeur, quelle enseigne !
Lyrique:  Est-ce une conque, êtes-vous un triton ?
Naïf:  Ce monument, quand le visite-t-on ?






[1] Excesivamente cruel o atroz: una muerte truculenta.
[2] Mistral. En Francia es un viento fuerte y frío del norte del golfo de León. Ocurre en invierno y en primavera.
[3] En la mitología griega, Tritón es un dios, mensajero de las profundidades marinas. Es el hijo de los dioses marinos Poseidón y Anfítrite. Suele ser representado con el torso de un humano y la cola de un pez, como la versión masculina de una sirena.
Como su padre, llevaba un tridente. Sin embargo, el atributo especial de Tritón era una concha de caracol que tocaba como una trompeta para calmar o elevar las olas del mar. Su sonido era tan terrible que, cuando la tocaba fuerte, hacía que los gigantes echaran a volar, al imaginar que era el rugir de una poderosa bestia salvaje.

No hay comentarios: