miércoles, 9 de enero de 2013

Comentario de texto de un fragmento del acto X de la Celestina de Fernando de Rojas


MELIBEA.- ¿Cómo dices que llaman a este mi dolor, que así se ha enseñoreado en lo mejor de mi cuerpo?

CELESTINA.- Amor dulce.

MELIBEA.- Eso me declara qué es, que en sólo oírlo me alegro.

CELESTINA.- Es un fuego escondido, una agradable llaga, un sabroso veneno, una dulce amargura, una delectable dolencia, un alegre tormento, una dulce y fiera herida, una blanda muerte.

MELIBEA.- ¡Ay, mezquina de mí!, que si verdad es tu relación, dudosa será mi salud, porque, según la contrariedad que esos nombres entre sí muestran, lo que al uno fuere provechoso acarreará al otro más pasión.

CELESTINA.- No desconfíe, señora, tu noble juventud de salud. Cuando el alto Dios da la llaga, tras ella envía el remedio. Mayormente que sé yo al mundo nacida una flor que de todo esto te delibre.

MELIBEA.- ¿Cómo se llama?

CELESTINA.- No te lo oso decir.

MELIBEA.- Di, no temas.

CELESTINA.- ¡Calisto! ¡Oh por Dios, señora Melibea!, ¿qué poco esfuerzo es éste? ¿Qué descaecimiento? ¡Oh mezquina yo! ¡Alza la cabeza! ¡Oh malaventurada vieja! ¡En esto han de parar mis pasos! Si muere, matarme han; aunque viva, seré sentida, que ya no podrá sufrir de no publicar su mal y mi cura. Señora mía Melibea, ángel mío, ¿qué has sentido? ¿Qué es de tu habla graciosa? ¿Qué es de tu color alegre? Abre tus claros ojos. ¡Lucrecia, Lucrecia, entra presto acá!, verás amortecida a tu señora entre mis manos. ¡Baja presto por un jarro de agua!

MELIBEA.- Paso, paso, que yo me esforzaré. No escandalices la casa.

CELESTINA.- ¡Oh cuitada de mí! No te descaezcas, señora, háblame como sueles.

MELIBEA.- Y muy mejor. Calla, no me fatigues.

CELESTINA.- Pues, ¿qué me mandas que haga, perla graciosa? ¿Qué ha sido este tu sentimiento? Creo que se van quebrando mis puntos.

MELIBEA.- Quebrose mi honestidad, quebrose mi empacho, aflojó mi mucha vergüenza. Y como muy naturales, como muy domésticos, no pudieran tan livianamente despedirse de mi cara que no llevasen consigo su color por algún poco de espacio, mi fuerza, mi lengua y gran parte de mi sentido. ¡Oh!, pues ya, mi buena maestra, mi fiel secretaria, lo que tú tan abiertamente conoces en vano trabajo por te lo encubrir. Muchos y muchos días son pasados que ese noble caballero me habló en amor, tanto me fue entonces su habla enojosa cuanto, después que tú me le tornaste a nombrar, alegre. Cerrado han tus puntos mi llaga, venida soy en tu querer. En mi cordón le llevaste envuelta la posesión de mi libertad. Su dolor de muelas era mi mayor tormento, su pena era la mayor mía. Alabo y loo tu buen sufrimiento, tu cuerda osadía, tu liberal trabajo, tus solícitos y fieles pasos, tu agradable habla, tu buen saber, tu demasiada solicitud, tu provechosa importunidad. Mucho te debe ese señor, y más yo, que jamás pudieron mis reproches aflacar tu esfuerzo y perseverar, confiando en tu mucha astucia. Antes, como fiel servidora, cuando más denostada, más diligente; cuando más disfavor, más esfuerzo; cuando peor respuesta, mejor cara; cuando yo más airada, tú más humilde. Pospuesto todo temor, has sacado de mi pecho lo que jamás a ti ni a otro pensé descubrir.

 1. ESTRUCTURA
1.1. Externa. Fragmento en prosa del acto X de La Celestina. Se trata de un diálogo entre Melibea y Celestina.
1.2. Interna. Desde el punto de vista del contenido del texto podemos considerarlo como todo uno, pues en esencia el tema es único y en la escena dramática no hay cambio de personajes ni de lugar; no obstante, teniendo en cuenta el desarrollo del diálogo podríamos diferenciar estas partes.
1/24 Descripción de lo que es el amor por parte de Celestina, que es el mal que sufre Melibea.
25/47 Desmayo de Melibea al oír a Celestina que su mal solo lo puede curar el hombre del que está enamorada: Calisto.
48/78 Melibea termina confesando abiertamente su amor a Calisto

2. TEMA.
Confesión a Celestina de la pasión que siente Melibea por Calisto.

3. RESUMEN.
Entrevista de Celestina con Melibea en la que ésta le confiesa su desasosiego. La vieja le explica que su zozobra y malestar es a causa de que se ha enamorado de Calisto. Al oír el nombre se turba y casi pierde el conocimiento de la vergüenza que siente. Celestina profiere exclamaciones con las que expresa miedo al ver desmejorada a Melibea pues piensa que si muere puede ser que la maten a ella a su vez, o en todo caso, se acabará descubriendo su labor de medianía; sin embargo, Melibea reacciona rápidamente y la sosiega llamándole dulce consejera y admitiendo que se ha enamorado de Calisto.

4. CARACTERÍSTICAS LITERARIAS DE LA CELESTINA PRESENTES EN ESTE TEXTO.
Una característica de la obra es la complejidad de los personajes, sobre todo de Melibea y de Celestina. Esta es una gran maestra en el arte de la convicción. Logra mediante subterfugios despertar la pasión de Melibea. Por otra parte, la chica muestra una personalidad fuerte cuando decide entregar su amor a Calisto. Ella será la que tome las riendas de su relación. Celestina termina su papel en el momento en que ésta da su anuencia.
La Celestina como personaje literario estaba prefigurado ya en el Arcipreste de Hita con su Trotaconventos, pero en esta obra esta mujer se entroniza como la protagonista de la obra eclipsando al resto de los personajes. En este sentido, la Celestina es otro de los personajes de la historia de la literatura española que ha pasado a la galería de personajes universales.
Celestina cuando se mueve entre los personajes nobles sabe adoptar su habla a la de éstos. Aquí observamos cómo es capaz de describir poéticamente lo que es el amor. Además, hemos de resaltar su habilidad comunicativa al ser capaz de despertar la pasión en Melibea por Calisto, después que ésta, cuando lo vio, le rechazara enérgicamente.
El sentimiento amoroso de Melibea no tiene nada de platónico, como era normal en la lírica del Renacimiento; es una pasión incontrolable.
En cuanto al género de la obra hay bastantes vacilaciones en cuanto a su inserción dentro de la modalidad teatral o modalidad novelada. Se la considera una muestra de la comedia humanística de la época, que era destinada más a la lectura en público que a su representación.


5. PRINCIPALES FIGURAS LITERARIAS PRESENTES EN ESTE TEXTO.
FIGURA
LÍNEA
CITA
EXPLICACIÓN
Apóstrofe
25…
¡Oh, por Dios, señora Melibea!
Celestina habla vehemente dirigiéndose a Melibea para recuperar la conciencia cuando se desmaya.
Enumeración
7/11
Es un fuego escondido, una agradable llaga…
Enumeración formada por distintos sintagmas para referirse al amor.
Paralelismos
33…
¿Qué es de tu habla graciosa? ¿Qué es de tu color alegre?
Repetición de la misma estructura sintáctica.
48…
Quebróse mi honestidad, quebróse mi empacho
65…
Alabo y loo tu buen sufrimiento, tu cuerda osadía, tu liberal trabajo…
En esta cita, además encontramos una larga enumeración de elogios de Melibea a Celestina.
Oxímeron
7/11
Es un fuego escondido, una agradable llaga…
Consiste en armonizar dos conceptos opuestos en una sola expresión, formando así un tercer concepto. La mayoría de las metáforas expresan ideas aparentemente contrapuestas o inconcebibles al mismo tiempo.
Metáforas
7/11
Es un fuego escondido, una agradable llaga…
La persona enamorada siente emociones en ocasiones contradictorias: produce bienestar pero también ocasiona dolor, sufrimiento, celos…
18
Cuando Dios da la llega, tras ella llega el remedio.
La utilización de términos de la medicina es constante. Todos ellos están utilizados metafóricamente. Aquí supuestamente es el mal de enamorarse de alguien que no le corresponde.
46…
Creo que van quebrándose mis puntos.
Celestina piensa que su cura, los puntos de sutura que ha aplicado a Melibea, están fallando al verla cómo se ha desmayado; es decir, que su estrategia para dirigirla a Calisto se está derrumbando –término real.
61…
Cerrado han tus puntos mi llaga
El término real es que Celestina ha logrado que Melibea se sincere consigo misma y reconozca que se ha enamorado de Melibea.
20
Flor que de todo esto te delibre.
Esa flor es Calisto (Término real)
32 y 45
Ángel mío,
Perla preciosa
Términos metafóricos que se refieren a Melibea
Metonimia
17
No desconfíe, señora, tu noble juventud de salud.
Se utiliza la edad de Melibea por ella misma.


6. CONCLUSIONES.
-Texto elaborado con bastantes artificios literarios. Esto nos lleva a pensar que la obra estaba dirigida a un público culto, más concretamente burgués.
-Obra agenérica en cuanto que no tiene las características propias del teatro, es puro diálogo; ni tampoco se la puede considerar una novela por la exclusividad de sus parlamentos.

7. OPINION PERSONAL.
El texto analizado supone el éxito de Celestina como hábil mediadora, pero también el punto de inflexión a partir del cual comienzan los males para todos los personajes que se han relacionado con ella. A partir de aquí se puede apreciar el carácter moralizante que guía la intención del autor: la avaricia o la mala suerte será la causa desencadenante de las desgracias que sufrirán todos y que les conducirá a la muerte.