viernes, 18 de enero de 2013

Un Requejada antes y después de la construcción.

 Una de las nuevas urbanizaciones
En los años ochenta y noventa en Requejada solo había algunos  bloques de pisos y la mayoría de las construcciones eran casas unifamiliares con algo de terreno.
Sobre el año 2000 en adelante hubo un gran desarrollo urbanístico en el que aparecen nuevas urbanizaciones, nuevos bloques de pisos, se derriban casas antiguas, se venden terrenos para construir chalets adosados, etcétera.
Esto hace que del Requejada antiguo, que solo era un pequeño barrio del municipio de Polanco, en el que casi todos sus vecinos se conocían, pase a ser un pueblo construido de arriba abajo.  Hubo en esos años un gran aumento de la población.           
Bastantes familias han elegido este pueblo debido a su buena comunicación, las cercanías a la autovía, la estación de FEVE, el estar cerca de la playa entre otras cosas.

En la actualidad hay nuevos cambios.
Debido a la crisis las cosas han cambiado de nuevo. Muchos proyectos se han quedado sin realizar, algunos con las grúas colocadas y en otros casos con las urbanizaciones acabadas o casi terminadas pero sin habitar. Empresas constructoras que han desaparecido y otras que no encuentran compradores para sus casas.
Uno de los casos más llamativos es el del polideportivo con piscina, que tras muchos años de promesas de los distintos alcaldes, por fin se empezó a construir. Podemos ver sus instalaciones empezadas al lado del colegio público Pérez Galdós. Sin embargo estas obras llevan un año paradas porque la empresa que lo realizaba quebró.
El paisaje de grúas levantadas de hace unos años se ha cambiado por grúas tiradas en las fincas, casetas de obra abandonadas y carteles de promoción descoloridos y rotos.
Es paradójico observar cómo mientras hay mucha gente sin casa, en algunos lugares haya ’casas sin gente’.

No hay comentarios: