martes, 15 de febrero de 2011

Salida de Lázaro y el ciego de Salamanca



El Lazarillo.
1 En este tiempo vino a posar al mesón un ciego, el cual, pareciéndole que yo servía para adestrarle[1], me pidió a mi madre y ella me encomendó a él, diciéndole cómo era hijo de un buen hombre, el cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves[2] y que ella confiaba en Dios no saldría peor hombre que mi padre y que le rogaba me tratase bien y mirase por mí, pues era huérfano.
5 Él respondió que así lo haría y que me recibía no por mozo, sino por hijo. Y así le comencé a servir y adestrar a mi nuevo y viejo amo.
Como estuvimos en Salamanca algunos días, pareciéndole a mi amo que no era la ganancia a su contento, determinó irse de allí, y cuando nos hubimos de partir yo fui a ver a mi madre, y ambos llorando, me dio su bendición y dijo:
10 -Hijo, ya sé que no te veré más. Procura ser bueno y Dios te guíe. Criado te he y con buen amo te he puesto: válete por ti.
Y así me fui para mi amo, que esperándome estaba.
Salimos de Salamanca y, llegando a la puente, está a la entrada de ella un animal de piedra, que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del animal y, allí puesto, me dijo:
15 -Lázaro, llega el oído a este animal y oirás gran ruido dentro de él.
Yo simplemente llegué, creyendo ser así. Y como sintió que tenía la cabeza par de la piedra[3], afirmó recio la mano y diome una gran calabazada en el diablo del toro, que más de tres días me duró el dolor de la cornada, y díjome:
-Necio, aprende, que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo.
20 Y rió mucho la burla.
Parecióme que en aquel instante desperté de la simpleza en que como niño dormido estaba. Díjeme entre mí:
"Verdad dice éste, que me cumple avivar el ojo y avisar, pues solo voy, y pensar cómo me sepa valer."
25 Comenzamos nuestro camino, y en muy pocos días me mostró jerigonza[4]. Como me viese de buen ingenio, holgábase[5] mucho y decía:
-Yo oro ni plata no te puedo dar; mas avisos para vivir muchos te mostraré.
Y fuese así: que después de Dios, éste me dio la vida, y siendo ciego me alumbró y adestró en la  carrera de vivir.

ESTRUCTURA EXTERNA.
El texto es un fragmento en prosa del capítulo primero de la novela picaresca El Lazarillo.
Los tipos de discurso predominantes son el narrativo y el dialogado.

ESTRUCTURA INTERNA.
1ª PARTE: 1/13 Entrega de Lázaro por su madre al ciego al que ruega que lo cuide; le explica por qué tiene que deshacerse del niño.
2ª PARTE: 14/22 El ciego engaña a Lázaro al hacerle creer que oiría un ruido en un toro de piedra que había a la salida de la ciudad de Salamanca.
3ª PARTE: 23/24 Conclusiones a las que llega Lázaro de esa experiencia y avisos o consejos que el ciego piensa dar a su guía para que aprenda a vivir.

TEMA.
Entrega de Lázaro al ciego por parte de su madre y primera enseñanza que recibe de su nuevo amo al gastarle una broma.

RESUMEN.
Un ciego conoce a Lázaro en un mesón en el que trabajaba su madre y  se lo pide para que le sirva de guía, a lo que accede la mujer pidiéndole al viejo que lo cuide. A los pocos días, el ciego y el niño abandonan Salamanca. Madre e hijo se despiden sabiendo que no se volverán a ver.
Antes de salir de la ciudad, el ciego gasta una broma pesada a su criado al mandarle que se acercara a un toro de piedra que había junto al puente para que oyera un ruido. Cuando calculó que el niño había pegado la oreja a la piedra, le golpeó contra ella. El ciego rio mucho la burla y le pone en aviso de que en el futuro debe espabilarse. Le propone que él como maestro le enseñará a desenvolverse en la vida. 

CARACTERÍSTICAS DE LA NOVELA PICARESCA PRESENTES EN ESTE TEXTO.
El Lazarillo va a ser la primera novela moderna en muchos sentidos. Por primera vez se nos ofrece una imagen de la sociedad vista ésta de abajo arriba; es decir, el protagonista narrador será un personaje de ínfima categoría.
Esta novela es la precursora de la novela picaresca, pues marca las características más importantes: es un relato autobiográfico, se ofrece una visión realista de la sociedad, técnica itinerante –estamos al comienzo del camino -vida- de Lázaro… Y desde el punto de vista narrativo, se cree que es en El Lazarillo donde por primera vez se utiliza la técnica del monólogo interior.
El fragmento muestra los antecedentes familiares de Lázaro: su madre trabaja en un mesón para poder mantener a sus hijos –aparte de Lázaro, su hermanastro negrito-; su padre ha muerto en la batalla de Gelves, pero no como soldado, sino condenado por la justicia a remar en una embarcación; y por último vemos cómo la madre prematuramente entrega al niño para que se busque la vida por su cuenta. Estos datos biográficos cumplen la misión de ir creando una actitud favorable hacia el protagonista y justificar su modo de vida.
Se puede observar el carácter realista de la novela al ser ciertos los datos que ofrece de los lugares donde transcurre la acción. La ciudad es Salamanca y aún hoy podemos ver los elementos arquitectónicos mencionados en el fragmento.
Al final del texto, Lázaro confiesa, anticipando varios sucesos, que va a sentir una especial predilección por el ciego, a pesar de lo mal que lo trató. Con él aprende la forma de desenvolverse en un mundo donde casi la única preocupación es sobrevivir.

  COMENTARIO DE LAS PRINCIPALES FIGURAS LITERARIAS.
FIGURAS
LÍNEAS
CITA
EXPLICACIÓN
Paranomasia
23
Me cumple avivar el ojo y avisar
Parecido fónico de dos palabras que son diferentes. Es una muestra de la viveza expresiva del autor y de su capacidad conceptual.
Sinécdoque
26
Yo oro ni plata te puedo dar
Dinero; la materia de la que están fabricadas las monedas, por ellas mismas. Esos metales representan la riqueza. El ciego no le hará rico, pero con él aprenderá a vivir o sobrevivir.
Antítesis
6
…a mi nuevo y viejo amo
Oposición de significados en forma de paradoja: es nuevo porque acaba de conocerlo; viejo porque es de una edad avanzada.
Lítote
2
diciéndole cómo era hijo de un buen hombre, el cual, por ensalzar la fe, había muerto en la de los Gelves
Atenuación de lo cierto: el padre fue condenado por robar a remar en un barco.
Metáfora
27 y 28
en la carrera del vivir.
El término real es la vida que hubo de afrontar el niño después.
Oxímoron[6]
27 y 28
Siendo ciego me alumbró y adestró en la carrera del vivir.
El ciego se convierte en el primer maestro del niño: le alumbra enseñándole a desenvolverse en la vida.
La paradoja consiste en unir dos ideas que, en principio, parecen irreconciliables.
Dilogía
27
Siendo ciego me alumbró
Alumbrar es una palabra con múltiples significados: “proporcionar luz” y “dar a luz”. Lázaro va a considerar al ciego como su madre/padre de la vida.




[1] Adestrarle: servirle de guía.
[2] Gelves: batalla en la isla de Gelves que está frente a Túnez.
[3] Par de la piedra: junto a la piedra.
[4] Jerigonza: lenguaje especial.
[5] Holgábase: se alegraba.
[6] Consiste en usar dos conceptos de significado opuesto en una sola expresión, que genera un tercer concepto. Dado que el sentido literal de oxímoron es opuesto, ‘absurdo’ (por ejemplo, «un instante eterno»), se fuerza al lector o al interlocutor a comprender el sentido metafórico (en este caso: un instante que, por la intensidad de lo vivido durante su transcurso, hace perder la noción del tiempo).

No hay comentarios: