martes, 31 de marzo de 2009

Los surfistas y los pescadores no piensan en el peligro.



Hace dos años en la playa del Caballo comenzaron a producirse desprendimientos debido a las copiosas lluvias. Como consecuencia se prohibió bajar a la playa, pero la gente sigue bajando para pescar marisco o surfear. Lo peor es que por donde hay que bajar es una rampa de tierra.


Hará unos dos años la guardia civil cerró la playa del Caballo debido a los desprendimientos producidos por las lluvias. La gente siempre iba allí ha pescar maseras, caracolillos, pulpos pero no han dejado de bajar por lo que a muchos les han multado; también bajan surfistas porque al ser mar abierto hay olas más grandes.
Por donde la gente llega a la playa es una rampa de barro y además muy inclinada. Al llegar abajo está lleno de rocas. Más de uno se ha caído llegando a romperse alguna parte del cuerpo.
Casi todos los días el Seprona está vigilando para ver si había gente pescando. Cuando la gente está en la playa les avisan y se meten en una pequeña cueva que hay, pero si la marea comienza a subir, al final les cogen y les multan. A estas alturas la gente sigue yendo a pescar o surfear a pesar de que siguen cayendo rocas. Hasta que un día pase algo.

No hay comentarios: