martes, 31 de marzo de 2009

Suceso: “El regalo es que me hayan invitado a esta mesa redonda y no el obsequio”


Profesora de matemáticas que estuvo dando clase desde que se inauguró el instituto, el año 1969, hasta el curso pasado que se jubiló. Con motivo de su participación en la mesa redonda, celebrada en la biblioteca del centro, la entrevistamos.



Pregunta- ¿Cómo era el instituto Besaya cuando empezó a dar clase?
Respuesta- Cuando empecé en 1971 a dar clase añadieron otro tanto de lo que había, un poco más de lo que había. ¿Entonces que había en el instituto? Pues un buen salón de actos que en Torrelavega casi no había. Era como el de ahora, más o menos. Solo que han cambiado las butacas. Había un gran gimnasio que era un pabellón deportivo y le utilizaba la gente de fuera. Antes el instituto no estaba vallado, había un campo de baloncesto y aunque parezca mentira allí donde el jardín botánico de Glicerio, había otra cancha de baloncesto, que ahora se la ha comido el río. Tampoco había propiamente una biblioteca.
P-¿Como profesora de este centro que asignatura/s has dado y por qué te gusta dar esa asignatura?
R- La verdad es que he dado matemáticas siempre, yo siempre he tenido la suerte de dar matemáticas porque esta asignatura siempre me han gustado mucho. Cuando vine aquí solo éramos tres profesores de matemáticas, uno de ellos era yo y otro mi marido.
P-¿Alguna anécdota que haya ocurrido en este instituto?
R- Ahora mismo no me acuerdo.
P- ¿Algún fallecido?
R- A ver, ahora hemos recordado ahí a Mari que era profesora de lenguaje, que es la ultima fallecida, pero dentro del instituto no habido ninguno. Alguno que le daba un mareo o se averiaba jugando a algún deporte y había que subirle al hospital; eso muchas veces. O que entraba un perro y todos los alumnos entraban en las clases.
P-¿Cómo ha sido tu carrera como profesora?
R- En el año 1969 es cuando empecé en la sección delegada del Marqués de Santillana. En 1971, cuando empezó a funcionar el instituto, empecé a trabajar hasta el año pasado que me he jubilado. Miento, un año he estado en el Marqués de Santillana en los años 1978-1979, pero siempre he estado aquí.
P- ¿Cómo eran los conserjes en aquellos tiempos?
R-Ah, mira no hemos hablado de los conserjes. Eran guardias civiles jubilados, ya sabéis que la guardia civil se jubila pronto y después seguían trabajando en esta profesión algunos. Ellos eran unos señores que mandaban e imponían mucho. Llevaba un uniforme con una bata azul. Josemi era el mayor.
P-¿Cuál es el profesor/a que más recuerdas con el que mejor te llevabas?
R- Hombre el que mejor me ha caído ha sido mi marido que empezó a dar clase conmigo, como os dije antes, fue profesor de matemáticas.
Al final de la entrevista se encuentra con Tate y le pregunta si había cafetería y Tate le responde que al principio no había bares, iban al bar Lido y a los profesores que éramos especiales, nos traían el café y un pincho.

Agradecemos su amabilidad al contestar las preguntas. Cuando le entregamos un obsequio en nombre de los alumnos, nos responde. “El regalo ya me lo habéis hechos al invitarme a esta mesa redonda”.